Publicador de contenidos

Fecha de publicación: 28/03/2018

Exposición de maquetas en la biblioteca de San Pedro: vela, vapor y gasoil

Del 9 al 26 de abril

La biblioteca de San Pedro y los jubilados que construyen maquetas de barcos han organizado una exposición de barcos en la biblioteca de San Pedro.

Dicha exposición dará comienzo el 9 de abril y finalizará el 26 de abril, y en ese periodo se expondrán tres barcos durante los lunes, martes y jueves.  Asimismo, los jueves día 12, 19 y 26 a las 17:30,  asistirán dos jubilados constructores de maquetas, y además de contarnos cómo las hacen y cuál es el proceso de construcción, contestarán a vuestras preguntas.   

En las charlas de los jueves podrán participar niños/as y jóvenes de entre los 8 y los 18 años.  De todos modos, también podrán participar aquellos adultos que tengan gran interés.  

Por tanto, ¡anímate, y prepárate para aprender y pasarlo bien! 

ARTANGA

El tartanga anteriormente dedicado a la captura de la ballena hasta 1956 figura como Tartanga EX BRN. Construido en Port Arthur en 1918. 
  • Eslora 37,15 metros
  • Manga 7,25 metros
  • Calado 4,55 metros
  • Máquina vertical triple expansión
  • Velocidad 10 nudos
  • Fuel 60Tm.(originalmente carbón)
  • Consumo 2,5 Tm en 24 horas.
En los datos de la Lista Oficial de Buques de España, 1960, figura como Armador la Sociedad S. Chausson, con matrícula en San Sebastián en el Folio 1473.
La compra la materializó el armador D. Santiago Chausson y lo compra a unos armadores de la Coruña. Es en los Astilleros Luzuriaga donde es troceado para proceder a dotarlo y adaptarlo como barco destinado a la pesca del bacalao.
La obra principal consistió en pasar de una eslora de 38 m a 41,13 metros. Esto ocurría el 25 de febrero de 1957. Unos 23 metros menores en
eslora que los grandes de PYSBE.

PETRACHO

Naufragio del pesquero Petracho el 19 de octubre de 1944, al salir del puerto de Pasaia. Relato del suceso según la Memoria del Puerto (1942-1948):

El 19 de Octubre, a las 11 de la mañana y con una fuerte marejada se preparó para salir de puerto y dedicarse a las faenas de pesca en los mares de Irlanda, la pareja “Antón” y “Petracho”, de la casa armadora Andonaegui.

El Antón pasó entre puntas sin novedad, pero el “Petracho” que venia detrás, se aproximó excesivamente al Arando Grande y, en el momento de cruzarlo, un fuerte golpe de mar le hizo tocar con el banzo sobre la restinga produciéndose una violenta sacudida que arrojó al agua a ocho tripulantes y ocasionó una importante vía de agua en el casco. La tripulación se quedó a bordo, pidió socorro y volvió el buque al interior del puerto para intentar vararlo, ya que se advertía su rápido hundimiento, que se produjo en las inmediaciones del Castillo de Santa Isabel, después de ser abandonado por el resto de la tripulación.