Publicador de contenidos

Fecha de publicación: 16/06/2021

Campaña “Entornos comprometidos, jóvenes empoderadas” de la escuela a la calle

Dentro del Plan para Garantizar los Derechos de la Infancia y la Adolescencia de Pasaia, los/las jóvenes de 3º de ESO de La Anunciata han realizado un proceso en el que han puesto en juego las emociones, el cuerpo y el territorio, que se ha abordado en relación con el espacio público, poniendo de manifiesto la importancia de promover una buena convivencia.

El proceso se ha llevado a cabo en grupo, desarrollando una experiencia de juego explorador; ha sido un proceso multidisciplinar, pensamos y sentimos en relación con el cuerpo, como nuestro primer territorio y como percibimos los territorios de nuestra vida cotidiana. Se ha desarrollado bajo la dirección de la experta en terapias de cuerpo y danza Betania Mendoza y la creadora Izaro Mariezkurrena, ambas ciudadanas de Pasaia. 

Palabras del grupo de jóvenes de 3º de la ESO:

“Hemos realizado un proceso, teniendo en cuenta nuestra percepción cotidiana del entorno, la socialización del sexo/género, el origen, la edad…,  redefiniendo el significado de estos espacios y alejando el cuerpo de las situaciones de violencia que sentimos en el territorio en el que vivimos para promover un buen trato y convivencia en nuestra comunidad. Por ello, para finalizar el proceso, hemos querido llevar a cabo una campaña de comunicación para concienciar a los/las miembros adultos de nuestra comunidad, para que tanto antxotarras como pasaitarras se percaten y pongan su mirada en nosotras, y estén atentos y   sepan acompañarnos en esta etapa de la vida, como comunidad".

En palabras de las dinamizadoras del proceso Mendoza y Mariezkurrena

La finalidad de este proceso fue que el grupo sea capaz de hacer una reflexión sobre lo que les sucede en los diferentes entornos de la vida cotidiana, para desde aquí poder reconstruir un diálogo cercano, afectuoso y amable que dé lugar a que pudieran expresar cuáles son sus necesidades respecto al entorno donde viven. Y, a su vez, que fueran capaces de comprender qué sienten, cómo lo sienten y el porqué de sus emociones.

Esta propuesta representa una posibilidad para repensar los espacios públicos como mediadores de nuestras emociones, sensaciones, sentimientos. Y, además, la importancia de la reflexión consciente de como la construcción de nuestros pensamientos nos afecta.

No podemos hacer oídos sordos a esta reivindicación, ahora nos toca a los/las adultos/as reflexionar sobre cómo fomentar entornos más empáticos y comprometidos, y asumir como comunidad que la crianza también es una responsabilidad social.

Esta intervención ha sido promovida por el Plan Eskubidean del Ayuntamiento de Pasaia y ha contado con el apoyo del Pacto de Estado contra la Violencia de Género.

 “Entornos comprometidos, jóvenes empoderadas”