Visor de contenido web

Límites

LA HISTORIA

A finales del Siglo XVIII, los vecinos de Pasaia (gentes que vivían del mar) desesperados por su situación de ruina debida al estado de abandono del puerto (éste se había cegado y San Sebastian que entonces lo gestionaba no lo mantenía
adecuadamente) solicitaron la jurisdicción sobre el puerto.
Al ser un puerto del Estado (por entonces de la Corona) se instruye un expediente al efecto que culmina con el Informe del Emisario Real Joseph Vargas Ponce.
En ese Informe se propone la expulsión de San Sebastian de sus posiciones alrededor del puerto, creando un Municipio con la unión San Juan y San Pedro, a las que se otorgan mayores terrenos a fin de otorgarle la jurisdicción sobre todo el puerto.
En 1805 y en años sucesivos Carlos IV dicta varias Reales Ordenes haciendo efectivo lo anterior.

Durante el siglo XIX con la desecación de las marismas de Antxo y con ocasión de las obras públicas realizada sobre la misma (tren, N-1, muelles) San Sebastian reivindica para sí esos terrenos ganados al mar, dando lugar a un largo pleito que culmina con una sentencia del Consejo de Estado de 1890 que ratifica la pertenencia a Pasaia de los mismos, así como la vigencia de las señaladas Reales Ordenes.
A mediados del siglo XX se conoce por último un intento de San Sebastian por anexionarse Pasaia que resulta frustrado por la firme oposición organizada de los pasaitarras.

 

ERROR Y DESCONOCIMIENTO

Los anteriores hechos nos han llegado de manera parcial y errónea. Nuestros
predecesores nos han transmitido que los terrenos que se dieron a Pasaia en su
fundación eran SOLO los ganados al mar, cuando lo cierto es que los concedidos eran todas las vertientes de los montes que rodean la Bahía.

 

 

 

DESCUBRIMIENTO DE LA REALIDAD JURÍDICA

Hace tres años el Ayuntamiento se percata del error histórico y de la trascendencia del descubrimiento de esa realidad jurídicoadministrativa.
Desde ese momento trabaja por recuperar lo que por derecho le corresponde.

 

NECESIDAD SOCIO-URBANÍSTICA

Pese al apuntado desconocimiento, durante el siglo XX Pasaia había venido reivindicando una mayor racionalidad territorial, pues los actuales límites con Donostia carecían de sentido alguno y en algunos casos estaban alejados de la realidad sociológica.
Los territorios que se nos otorgaron (vertientes) lo fueron con el objetivo de que nuestro municipio fuera VIABLE y hoy NO LO ES, ni lo puede ser constreñido como está físicamente.
El llamado conflicto de las mugas es para Pasaia VITAL para garantizar su futuro y supervivencia.

 

 

 

 

REVITALIZACIÓN: UNA DEUDA CON PASAIA

El resurgimiento de Pasaia va a venir unido a este proceso de recuperación de sus territorios con el apoyo decidido a las actuaciones que demenda su regeneración urbanística.
Vamos a exigir que de una vez se salde la deuda histórica del olvido y expolio al que hemos estado condenados.

ENTRE TODOS Vamos a dibujar una PASAIA EN POSITIVO.
TODOS UNIDOS EN DEFENSA DE LO NUESTRO
TODOS los grupos políticos del municipio han sabido aparcar sus diferencias y
unirse en este proyecto común.
TODOS debemos ser conscientes de que Pasaia se encuentra ante un gran reto.
AHORA O NUNCA.
AHORA que TODOS reivindicamos la REVITALIZACIÓN de esta Pasaia olvidada por las Instituciones y castigada por el damiento industrial.
AHORA que celebramos su BICENTENARIO.
TODOS Debemos DEFENDER y EXIGIR LO NUESTRO: aquello que se nos otorgó y de lo que Donostia-San Sebastian ha ido apropiandose por vía de hecho porque nunca quiso reconocer lo que en su día en justicia se dictó.
TODOS A UNA (ciudadanos Asociaciones, grupos políticos, sindicatos, diferentes agrupaciones del municipio,....).
Hemos dado ya los primeros pasos con el Acuerdo Plenario de 3 de junio de 2005 y la creación de la Comisión Especial de Mugas y sus grupos de trabajo.