Publicador de contenidos

Bando de alcaldía en relación con el uso de artefactos pirotécnicos

Llegados a este fin de año 2016 desde el Ayuntamiento de Pasaia quisiéramos recordar a todos/as nuestros vecinos/as que aunque estas son fechas para divertirse y para celebrarlas con la familia y los/as amigos/as son sobre todo días para actuar con responsabilidad.

Y apelamos a la responsabilidad de cada uno de nuestros vecinos/as y visitantes para que, sobre todo en Nochevieja NO lance ningún tipo de artefacto pirotécnico o elemento que conlleve el uso del fuego. Todos/as somos conscientes de estar viviendo una situación de sequía lo que conlleva que todo nuestro entorno se encuentre seco y sea fácilmente inflamable. Recordar a todos/as, que la mayoría de nuestras casas en los cascos antiguos son de madera y que cualquier chispa acarrearía una situación de una gravedad incalculable. E igualmente grave sería un incendio en cualquiera de los distritos que conforman nuestro municipio situación por todos conocida y sufrida sobre todo en Trintxerpe.

Asimismo, comunicar a quien lance artefactos pirotécnicos que se requiere una autorización que se debe tramitar en las dependencias de la Ertzaintza, ya que se trata de una competencia del Departamento de Interior del Gobierno Vasco y que cualquier incidente provocado por el lanzamiento de elementos pirotécnicos sin contar con la mencionada autorización acarrearía consecuencias civiles y penales al/los reponsable/s. El uso indiscriminado y descontrolado de estos elementos lanzados contra personas, animales o bienes es considerado delito y como tal punible. 

Informar asimismo, que este Ayuntamiento se ha puesto en contacto con la Ertzaintza para efectuar controles en todo el municipio como refuerzo a los agentes de la Guardia Municipal que estarán de servicio esa noche.

Celebremos con alegría el fin de año, pero sobre todo y recordando a nuestros/as convecinos/as de Trintxerpe que en 2014 perdieron sus casas, celebremos entrar en el 2017 e iniciemos el año con alegría y sin deber lamentar situaciones en muchos casos irreversibles.